Socias en Guerra
Socias en Guerra

Socias en Guerra (2020)

83 min 2020

Antes de Jennifer Lawrence y otras estrellas de Hollywood eran famosos, que han aprendido cĂłmo actuar como un jefe viendo sus pelĂ­culas favoritas. A medida que pasaba el tiempo, aprendieron que "actĂșan como un jefe" significa la entrega de un hablador, el rendimiento expresivo y no reactivo del mismo. Al igual que una estrella de cine, estos adolescentes populares son famosos debido a la potencia de carisma y personalidad y la capacidad de hacer pelĂ­culas de entretenimiento.

Las pelĂ­culas tienen el poder de hipnotizar, para hacernos sentir o incluso a la vista, grandes emociones e imĂĄgenes que son irreales pero de hecho real. Pero la mayorĂ­a de nosotros no se sienten estos poderosos sentimientos y la mayorĂ­a de nosotros conscientemente no hacer uso de nuestra empatĂ­a. Obtenemos lo que obtenemos, pero no somos capaces de controlarlo. Eso es lo que lo hace una estrella de cine: nos hace sentir, y actĂșa a cabo las emociones que sentimos de la manera mĂĄs creĂ­ble posible.

Las pelĂ­culas son la mĂĄxima expresiĂłn de poder. Llegan al corazĂłn de nuestras emociones y que se expresen de manera que ya no pueden ser transmitidos verbalmente o incluso visualmente. Si es el suspense, el miedo, la ira, la emociĂłn, o la tristeza, las pelĂ­culas siempre tocan el nĂșcleo de nuestras emociones y entrar en nuestra alma. Actuando como un jefe nos hace sentir bien con nosotros mismos; que ayuda a averiguar quĂ© es lo que realmente nos sentimos acerca de ciertas cosas y nos ayuda a sentir que hay algo mĂĄs en la vida de lo que pensamos que sabemos.

Mientras las pelĂ­culas parecen estar mĂĄs cerca de la verdad de lo que vemos en la vida cotidiana, que no mienten todo el tiempo. De hecho, cuando sabemos lo que debemos sentir y actuar a cabo, sino que marcan lo que nos pasa cuando nos sentimos por el camino equivocado. PelĂ­culas nos pueden dar imĂĄgenes que son irreales, pero que son fieles a la realidad. Nos ayudan a ver lo que no nos vemos en la vida.

Actuando como un jefe es como una manta caliente para nosotros; que trae el corazĂłn a la garganta y nos alivia como vemos pelĂ­culas en la pantalla grande. A pesar de que no vamos a sentir las cosas que los personajes de las pelĂ­culas dicen o hacen, las pelĂ­culas todavĂ­a nos muestran algunas de las cosas que podemos sentir. Pero no todo se trata de lo que los personajes hacen y cĂłmo los eventos bajan. Nuestra empatĂ­a se encarga de la mayor parte de los problemas en las pelĂ­culas.

Tendemos a saber lo que queremos y lo que debemos sentir, pero no siempre podemos sentir la forma en que deberĂ­a. Es por eso que los actores son tan importantes. Ellos juegan estos papeles que sabemos que debemos actuar, pero nos pusieron en situaciones que nos muestran el mundo en que vivimos, y nos llegan a ver a nosotros mismos. Actuando como un jefe nos permite ver el mundo con mayor claridad y esto nos hace sentir lo que nunca antes habĂ­a sentido.

Actuando como un jefe nos da el poder para dar forma a nuestras vidas, nuestro destino, nuestras propias emociones. Nos permite profundizar en nuestros sueños y metas y hacerlas realidad. A medida que nuestras habilidades de actuación a desarrollar, la confianza y la autoestima crecen, y nos encontramos nuestro verdadero ser a través de estos sentimientos.

Actuando como un jefe nos permite reconocer y apreciar nuestros talentos y habilidades, y también nos permite cambiar el mundo. Esto no es sólo lo que ellos llaman "actuar", pero aprender cómo hacer películas trabajo por usted. Es un proceso de aprendizaje continuo que vale la pena. Los actores son sólo actores hasta que alguien reconoce su talento, y que estån actuando como un jefe hasta que consigan reconocidos.

TĂ­tulo original: Like a Boss
6.9

VER PELICULA

PelĂ­culas relacionadas